Investigación en el Hospital del Tórax

¿QUÉ ES EL HOSPITAL DEL TÓRAX?

En el siglo XX en España se construyeron numerosos hospi­tales, sanatorios y preventorios; la mayoría para acoger a enfermos de tuberculosis, una enfermedad que hacía poner el grito en cielo en aquella época. Aunque a las pocas décadas de la construcción de estos centros sanitarios, algunos incluso pequeñas ciudades dedicadas al tratamiento y curación de enfermos de tuber­culosis; como es el ejemplo del propio Hospital del Tórax de Terrassa, conocido anteriormente como Sanatorio Antituberculoso de Terrassa, la enfermedad comenzó a erradicarse con nuevos fármacos y vacunas, llegando la mayoría de estos hospitales a quedar aban­donados y en desuso, aunque algunos fueron reutilizados para ejer­cer otras labores, como orfanatos, centros psiquiátricos, albergues, etc. Pero algunos, como el Hospital del Tórax, sufrieron un repen­tino desalojo conservando en su interior, más de treinta años después, aparte del mobiliario, efectos del centro tan íntimos y privados como miles de muestras de sangre o, incluso, restos humanos, por no ha­blar de leyendas o rumores. Yo mismo he podido verlos y fotogra­fiarlos en diferentes ocasiones.

No cabe duda de que fueron unos años que marcaron a Es­paña. Fueron muchas las muertes que asolaron esos centros de salud y algunos los suicidios que contemplaron sus muros, ya que los en­fermos se veían sin salida, atrapados por la muerte próxima, y el ex­tremo sufrimiento causado por la enfermedad les hacía padecer de forma agresiva situaciones de mucha desesperación, por lo que al­gunos de ellos optaron por la extrema decisión del suicidio.

También, en esa época de posguerra donde el franquismo quería por todos los medios controlar la situación del país, se rumoreó sobre cuestiones poco legales llevadas a cabo dentro de esos cen­tros sanitarios: como la posibilidad de que algunos de ellos fuesen centros camuflados de investigación y experimentación ilegal con enfermos o huérfanos.

La realidad es que esto solo son rumores que asolan el en­torno de algunos de estos edificios o que brotan de los comentarios de determinadas personas que pasaron una época en esos centros, aunque en ocasiones esos rumores vienen acompañados de testimo­nios e impresiones para nada subjetivas que nos hacen valorar esas leyendas como una posibilidad.

El lugar más polémico con respecto a estos supuestos expe­rimentos ilegales lo encontramos precisamente en el Hospital del Tórax de Terrassa, aunque les tengo que decir que yo tuve a un fa­miliar cercano ingresado allí y desconocía esos rumores. Ha sido a raíz de comenzar, en años posteriores, mis investigaciones, cuando éstos han surgido por parte de numerosas personas, quizás más de las que usted se pueda estar imaginando ahora mismo. 

Además, existen datos muy claros y contundentes que de­muestran que el Sanatorio Antituberculoso, que era como se deno­minaba este centro antes de ser el Hospital del Tórax, fue uno de los centros sanitarios más populares del mundo a nivel de investiga­ción. Incluso, como reseña, les podría decir que el primer trasplante de corazón en España se realizó con un ratón en el Hospital del Tórax de Terrassa. Además, albergó varios congresos médicos de suma importancia a nivel mundial. Pero esto no es todo, como ve­remos en el libro ocurren cosas muy extrañas que no quiero desve­larles todavía. Sólo les adelantaré algo: durante los últimos años de vida del Hospital, el número de pacientes internados decreció hasta en un 80%. Sin embargo, el número de profesionales de la medicina aumentó más del doble. Esto parece no tener sentido, ¿verdad?

Otra cuestión importante que estudiaremos a conciencia es saber por qué se dio como oficial que los suicidios se producían desde la planta número nueve del hospital, cuando en realidad, según papeles oficiales que pude rescatar en los archivos comarcales de Te­rrassa, consta que esa planta era de uso exclusivo para la congrega­ción religiosa de las Carmelitas Descalzas, ¿por qué estas contra­dicciones? ¿Se pretende ocultar algo o disfrazar la realidad? Lo cierto es que existen muchas más cuestiones que nos pueden hacer plantear una base conspiranoica con respecto a todo esto. Como un supuesto túnel subterráneo que va desde el mismo Hospital hasta el viejo cementerio de Terrassa, o los supuestos enterramientos huma­nos que, según algunos rumores, se encontraron en las obras que se están haciendo en la zona exterior del edificio. Sin dudas, muchas preguntas que responder, y quizá como a veces ocurre, algunas de esas cuestiones solo sean rumores o leyendas sin fundamento, aun­que quizá otras no. Ahora toca aportar datos, documentos y testi­monios para que juntos intentemos descubrir la verdad en esta in­vestigación que acaba de comenzar.

LEER MÁS EN ESTE LIBRO:  http://amzn.eu/hFgAKIe