HOSPITALES CON MISTERIO: Historias cargadas de sufrimiento y fenómenos paranormales.

En nuestro país tenemos varios hospitales abandonados que arrastran una historia cargada de sufrimiento y dolor.
Además, en su interior parecen manifestarse ecos de ese pasado a modo de apariciones fantasmales, voces extrañas y otros sucesos insólitos.
¿Quieren conocer la historia y las leyendas de estos lugares? ¿Les gustaría leer numerosos testimonios y experiencias sorprendentes de personas que se han adentrado entre sus muros?  

Lo que van a leer a continuación es uno de los capítulos que aparece en el libro de Miguel Ángel Segura «HOSPITALES CON MISTERIO». 

Tienen el libro disponible en Amazon, en los siguientes enlaces: 

AMAZON ESPAÑA: https://www.amazon.es/dp/8494900838 

AMAZON .COM: https://www.amazon.com/dp/8494900838

VER TODO EL CATÁLOGO DE LIBROS: www.miguelangelsegura.com/catálogo 

 

SANATORIO DE TORREMANZANAS

Torremanzanas, Alicante (1939 – 1963)

 

Igual que ocurriera con otros edificios que hemos conocido en este libro, el de Torremanzanas fue utilizado previamente con otros fines que no era erradicar o prevenir la tuberculosis.

En el año 1926 se construyó el edificio y fue utilizado como lugar de descanso para turistas y personas de la zona. Su propietario inicial fue una comunidad religiosa, aunque posteriormente cambiaría de manos.

El lugar también tuvo función como colonia infantil, a la cual acudían los más pequeños en épocas estivales y en excursiones organizadas por las escuelas. El lugar era bastante concurrido por aquellos años. Hasta que llegó la Guerra Civil Española y los militares utilizaron el recinto como hospital de guerra.

Fue en el año 1939, al finalizar la contienda, cuando el edificio tomó forma y uso como sanatorio antituberculoso. Ya en el año 1963 cerró sus puertas como centro hospitalario, para caer unos años después en abandono.

Actualmente, el edificio está malas condiciones y es imposible subir a la planta superior, por lo que esa zona sigue virgen a la investigación paranormal.

Una de las estancias que más impresiona a las personas que visitan el sanatorio es la habitación roja, un lugar donde antaño se revelaban las radiografías.

Existen muchos rumores sobre fenómenos extraños en este lugar, pero sobre todo se habla de cuatro manifestaciones que parecen ser las más comunes: anomalías en aparatos, murmullos en directo, apariciones y psicofonías.

Vamos a conocer algunas experiencias vividas allí.

Una noche varios compañeros investigadores, entre los cuales se encontraba Ramón, fueron testigos de un fenómeno que se repitió de forma constante durante toda la jornada. Así me lo contaba: «Comenzamos la investigación en el lugar más famoso de todos, la habitación roja. Montamos nuestra base de operaciones en este lugar y procedimos a colocar varios detectores de movimiento para continuar con un barrido fotográfico antes de iniciar la primera sesión de psicofonías. No nos dio tiempo a grabar el primer fragmento de audio cuando uno de los sensores de movimiento saltó sin causa aparente. Minutos más tarde sonó el segundo y, media hora después lo hizo el tercero. Pero la cosa no terminó aquí, puesto que durante toda la noche los detectores fueron saltando indiferentemente del lugar donde los colocáramos. Jamás me había topado con algo tan sorprendente y constante. Aun hoy sigo asombrado por aquella muestra paranormal que pude vivir junto a mis compañeros».

Según me consta, otros investigadores de prestigio han sido testigos de este fenómeno en diferentes días. Considero que el Sanatorio de Torremanzanas es uno de los edificios con más manifestaciones de este tipo, donde los aparatos sufren extrañas anomalías.

Volviendo a la habitación roja, otra de las experiencias que sucedieron allí y que me resulta llamativa es la que vivió en primera persona Ivana. Su testimonio no hace otra cosa que reafirmar lo que muchas personas comentan que allí se escuchan murmullos y voces que parecen provenir de los propios muros del sanatorio, como si éstos estuviesen vivos y se lamentaran de un pasado lleno de dolor y sufrimiento.

La mujer se encontraba junto a su hijo de quince años cuando fueron testigos del fenómeno. Ambos, apasionados de estos temas, más allá de sentir miedo al oír los murmullos, intentaron esclarecer el misterio. Rápidamente revisaron toda la zona para confirmar que allí no había nadie excepto ellos. Una vez verificado que se encontraban solos, sacaron la grabadora e iniciaron una serie de preguntas en busca de obtener alguna psicofonía. Fue entonces cuando el fenómeno de los murmullos creció hasta tal punto que los presentes llegaron a escuchar varios gritos que identificaron de niños o mujeres de corta edad.

Este tipo situaciones no sólo se han vivido en el interior de la famosa habitación roja, sino que también han ocurrido en otras estancias del edificio, siendo un fenómeno demasiado frecuente.

¿Se imaginan que se encuentran en un antiguo hospital de guerra y ante ustedes se aparece un militar en forma de fantasma? Esto mismo le sucedió a Uri en el Sanatorio de Torremanzanas. Me lo contó muy nervioso: «Fuimos al sanatorio para pasar un poco de miedo. Nosotros no somos investigadores ni nada parecido. Nos gusta el misterio, pero jamás hemos grabado ni siquiera una psicofonía. Nos da bastante respeto, la verdad. La cuestión es que estábamos por allí asustando a las niñas que venían con nosotros cuando ocurrió algo que nos dejó muertos. En uno de los pasillos vimos a un hombre vestido de militar. Nos miró fijamente durante unos segundos, y luego nos señaló el dedo. Nunca llegó a decirnos nada, pero sabíamos que nos estaba viendo, porque como te digo, llegó a señalarnos con la mano… A los pocos segundos de aquello, el hombre se esfumó… Ah, por cierto, se ha olvidado comentarte que el tipo no tenía pies, es como si flotara en el aire. Fue muy raro; menos mal que lo vimos todos, que si no pensaría que fue imaginación mía».

Esta experiencia me recuerda a una que presenciamos en el Balneario del miedo, en la cual una chica que nos acompañaba aseguró haber visto a un fantasma vestido de militar. Lo curioso es que todos escuchamos pasos y ruidos que, en algunos momentos, se manifestaban a petición nuestra.

En Torremanzanas se han dado muchos casos de supuesta aparición, por lo que estoy seguro de que, al menos, un mínimo de ellos es real.

La experiencia que vamos a conocer ahora es bastante dura, porque una chica lo pasó francamente mal, llegando a sufrir dolores extremos. Lo que no me queda claro es si estas dolencias fueron causadas por un fantasma o por otro motivo menos misterioso. Para que puedan juzgar por ustedes mismos, lo mejor es conozca esta historia tal como me la explicó la persona afectada: «Cuando practico la ouija, hay veces que termino con un leve dolor de cabeza, pero lo que ocurrió aquella noche jamás me había pasado antes. La sesión fue muy interesante. Una entidad que decía llamarse Desco se comunicó con nosotros y nos explicó cosas del sanatorio que desconocíamos, de las cuales algunas pudimos verificar que eran ciertas. Durante aquella hora y media no sentí ninguna dolencia, por lo que imaginaba que tras finalizar el contacto no tendría que tomarme ninguna pastilla para el dolor de cabeza. Pero antes de concluir la sesión comenzó a azotarme un fuerte dolor de cabeza que, acompañado de una sensación de angustia, me perturbaron hasta tal punto que tuve que salir de allí. Lo pasé tan mal que incluso lloré durante unos minutos porque aquel dolor se me hacía insoportable. Antes de llegar a casa vomité dos veces. Estoy convencida de que la entidad que se comunicó con nosotros tuvo mucho que ver en lo que me pasó. Y es que no te he contado que antes de irse del tablero nos amenazó a todos».

Conozco otro caso similar a éste que ocurrió en la popular Casa Lila de Arenys, donde una chica sufrió un cuadro de ansiedad tremendo tras recibir amenazas por parte de una voz psicofónica.

Con estos dos ejemplos, vemos que en ocasiones el hecho de enfrentarse a lo paranormal puede acarrear situaciones desagradables. Habría que valorar si estas cosas suceden por sugestión o porque esas entidades del otro lado son capaces de influir en nosotros hasta niveles insospechados.

sedrjpg

Vamos a conocer varias psicofonías registradas en el Sanatorio de Torremanzanas. 

EL DIABLO: Lo que nunca se puede hacer, a no ser que queramos provocar a las entidades que se manifiestan en nuestras grabadoras, es insultarlas. Un ejemplo claro de que esto es jugar con fuego lo encontramos en la experiencia de José y sus amigos. Los chicos, tras comenzar a insultar en voz alta a los espíritus, se percataron de que varias maderas que había en el suelo se movieron solas. En ese momento se asustaron bastante y, tras varios golpes estridentes que no sabían de dónde procedían, comenzaron a escucharse. Atacados por el pánico pusieron una grabadora en marcha y preguntaron, ¿quién eres? Una vez respondió: «el Diablo». 

ROMPAN FILAS: Algunas teorías sobre el origen de lo paranormal consideran como probable que algunos hechos ocurridos en el pasado puedan reproducirse hoy en lugares concretos y ante situaciones específicas. Quizá esto podría explicar que Denis registrara una psicofonía que parece hacer alusión a un momento concreto ocurrido posiblemente en el sanatorio cuando éste era un hospital de guerra. 

NO SOMOS AMIGOS: La mayoría de los investigadores son de la opinión que estas voces son amigas. De hecho, personas muy conocidas, las cuales no nombraré porque han fallecido, aseguraban que las psicofonías proceden de entidades amistosas que sólo quieren mantener contacto con nosotros. Personalmente, he defendido esta teoría a capa y espada durante once largos años; estaba completamente convencido de ella. Sin embargo, desde hace un año (2013) he llegado a una nueva conclusión totalmente opuesta a ésta. Mis investigaciones y experiencias personales me han demostrado que detrás de la mayoría de los fenómenos paranormales ―quién sabe si de todos― se hallan seres que nunca han pertenecido a nuestro mundo, los cuales se alimentan de emociones humanas. Somos su alimento.

Les explico todo esto porque Laura, formuló una pregunta a nivel psicofónico basada en esta cuestión, y la respuesta fue evidente: «No somos amigos»

TIENE MUCHOS: Durante las investigaciones también se suelen plantear preguntas cargadas de humor, aunque siempre desde el respeto. Mi forma de contemplar todo esto es quizá diferente a la del resto de investigadores, porque considero que en el otro lado hay algunas entidades que tienen ganas de diversión igual que nosotros podemos tenerla en éste; por eso no veo con malos ojos que a veces se formulen preguntas con un toque de humor, como hicieron José Luís y Anna durante su grabación psicofónica.

Anteriormente, habían captado una voz de mujer que respondía diciendo su nombre. Fue entonces cuando a José Luís se lo ocurrió la idea de formular una pregunta divertida: ¿tienes novio? La respuesta fue también jocosa. Una voz masculina y varonil respondió: «tiene muchos». Los chicos se estuvieron riendo durante un buen rato.

A veces el humor está bien, siempre y cuando sea desde el respeto. No hay nada de malo es ser natural, espontáneo y divertido. Hay voces que agreden que tengamos esta actitud. 

Para concluir este capítulo, vamos a conocer la última transcripción de ouija que aparece en el libro. Como las anteriores, es realmente interesante. 

—¿Hay alguien ahí?

—Yo estoy. 

—¿Quién eres?

—Me llamo Peralta. 

—¿Has fallecido aquí?

—Sí. Yo fui uno de los militares que murió en este lugar durante la guerra. 

—¿Y por qué sigues aquí?

—Estoy buscando a mi hermano que también falleció durante la batalla. 

—¿En qué bando luchaste?

—Eso no importa. Había personas buenas y malas en los dos. Lo importante es otra cosa. 

—¿Qué cosa?

—Que por culpa de los que se benefician de las guerras, de las ideologías y del fanatismo, siempre hay hermanos que se dejan de hablar, o padres e hijos que discuten de por vida, incluso familias enteras que mueren. Mientras ellos se reparten la riqueza de las tierras o el poder de las naciones, nosotros nos matamos unos a otros. Esto es lo que debería importarnos, pero la gente vive cegada. No ve nada. 

—¿Y quieres trasmitirles algún mensaje?

—Sí. Abrid los ojos y no os dejéis embaucar por fanatismos absurdos. Lo importante es rodearse de buenas personas. Nada más. 

—¿Crees que podrás encontrar a tu hermano?

—No lo sé, pero tengo toda la eternidad por delante, así que no desistiré hasta hacerlo. Ahora tengo que marcharme. 

No es la primera vez, ni la segunda, en la cual una entidad, mediante ouija, nos aconseja cosas como ésta. Yo mismo he podido ser testigo de experiencias muy similares a la que vivió este testigo. En el libro «Hospital del Tórax: lo que nadie te ha contado», explico muchas de ellas.

Para terminar con el capítulo diré que el Sanatorio de Torremanzanas, al igual que el resto de las localizaciones que hemos conocido en el libro, arrastra mucho misterio. La pega es que hoy nos es imposible resolver todos estos enigmas que lo rodean. Pero no pierdo la esperanza, seguro que llegará el día en que salgamos de dudas y hallemos pruebas sólidas que demuestren el origen de lo paranormal.

*** 

Lo que han leído es uno de los capítulos que aparece en el libro de Miguel Ángel Segura «HOSPITALES CON MISTERIO».

Tienen el libro disponible en Amazon, en los siguientes enlaces: 

AMAZON ESPAÑA: https://www.amazon.es/dp/8494900838 

AMAZON .COM:  https://www.amazon.com/dp/8494900838

VER TODO EL CATÁLOGO DE LIBROS: www.miguelangelsegura.com/catálogo