¿Han vuelto los Perros Vampiros a Cataluña?

En Tarragona existe una población de 700 habitantes llamada Pratdip (Prado de Dips), la cual es conocida por su famosa leyenda de perros vampiros. A estos canes se les conoce con el nombre de Dips. Su figura está tan presente en el municipio que incluso aparecen como símbolo en el propio escudo del ayuntamiento. De hecho, podemos ver a estos chupasangres en retablos que datan de los años 1602 y 1730, ambos están en la ermita de Santa Marina, patrona del pueblo.

Según la leyenda, estos perros serían grandes y peludos, atacarían a los animales por la noche e, incluso, a las personas que encontraban a su paso. Dicen que los canes eran emisarios enviados por el demonio para sembrar el terror en el pueblo. Otros rumores apuntan a que podrían ser perros que habitaban en el castillo del señor de Onofre de Dip, un hombre poderoso que se convirtió en vampiro.

Los Dips supuestamente desaparecen en el siglo XIX. Según consta, no hay nadie que los haya visto desde entonces. Al menos, durante mis pesquisas por la zona no conseguir hallar a nadie que asegurara haber presenciado a un Dip en estos años, ni siquiera que conociera a un tercero que lo hubiese visto. Sin embargo, en el año 2014, cuando realicé está investigación, comenzaron a aparecer una serie de noticias en la prensa que despertaron mi curiosidad, puesto que una serie de “perros salvajes” estaban atacando al ganado en las provincias de Lérida y Tarragona. El modus operandis era el mismo que utilizaban los Dips siglos atrás.

Pginas de Tripa Pueblos malditos 2 edicinjpg

¿Han vuelto los perros vampiro?, ¿se trata de emisarios del demonio o quizá sólo sean animales que se han vuelto agresivos debido al hambre? Lo mejor que podemos hacer para salir de dudas es analizar los sucesos y, posteriormente, hablar con algún experto que nos solvente las dudas que aparezcan.

 El «5-11-2014», aparece en la edición digital de La Vanguardia, la primera noticia que me sorprende[1]. Este suceso se ha producido en Seròs (Lleida). Según explica, varios pastores de la zona se encuentran nerviosos porque uno de ellos se ha topado de lleno con la tragedia: más de un centenar de sus ovejas han aparecido muertas. La causa principal apunta a que fueron devoradas por perros salvajes, aunque también murieron muchas por asfixia.

Si este suceso les parece curioso, estén atentos a un dato que, personalmente, me ha dejado atónito. Los Agentes Rurales de Lleida realizaron una búsqueda por la zona con el objeto de localizar a estos canes que han sembrado el pánico entre los granjeros. El resultado ha sido negativo: ni rastro de estos supuestos perros salvajes. Como acaban de leer, he catalogado a estos animales como «supuestos» perros salvajes porque empiezo a tener mis dudas. Esta noticia me recuerda demasiado a la forma en cómo actuaban los legendarios Dips de Tarragona.

El «10-11-2014», sólo cinco días después, aparece la segunda noticia en el mismo medio digital[2].

Los canes salvajes han vuelto a atacar, y los Agentes Rurales siguen trabajando en la búsqueda de la manada, pero los resultados siguen siendo negativos. El misterio crece y los granjeros se siente amenazados.

El lugar del ataque ha sido una granja de Seròs. Por consiguiente, los perros tienen que estar por la zona, ya que están actuado en ella desde hace días, sin embargo, es extraño que la búsqueda de los agentes no haya dado sus frutos. Ni siquiera parecen existir indicios, más allá de los animales muertos, de que estos perros existan. Aunque según la noticia, ya se tiene constancia de la cantidad exacta de ovejas muertas en el primer ataque. Ni más ni menos que la escalofriante cifra de 200 animales, aunque otras fuentes aseguran que son 150. En el segundo ataque tan sólo fueron dos las ovejas que murieron. Para más “casualidad”, la granja pertenece a Agustín, el mismo propietario de la primera granja que sufrió la oleada de muertes.

El granjero pudo ver a tres de estos perros, asegurando que uno de ellos era de dimensiones muy grandes. Al parecer, según explica la noticia, el hombre pudo evitar más muertes espantando a los canes con su escopeta.

La tercera noticia sobre ovejas muertas debido al ataque de perros salvajes, aparecida también en La Vanguardia[3], data del «11-11-2014», es decir, un día después del ataque anterior. Este dato es muy importante que lo tengamos en cuenta, y ahora lo entenderán. Pero antes quiero recordarles otra cuestión que también va a ser de suma importancia y que va ligada al dato anterior. Y es que el pastor de Seròs que vio a los perros aseguró que eran tres los canes que atacaron a su rebaño, concretamente el diez de noviembre, un día antes de que, casualmente, a 120 kilómetros de allí, en Sant Jaume dels Domenys, en Tarragona, tres perros salvajes atacaran a un rebaño en la granja Can Ticus, dejando diecisiete ovejas muertas y otros doce animales heridos.

Llegados a este punto me planteo una serie de incógnitas que me preocupan, como por ejemplo saber si los tres perros que atacaron las diferentes granjas son los mismos. Supongo que sí, puesto que me parecería mucha casualidad que hubiera dos grupos de tres perros salvajes que se dedicaran a atacar a los animales de las granjas. Por lo cual, intuyo que debe ser un solo grupo. Ahora bien, de ser así, ¿los animales se habrían desplazado 120 kilómetros en un solo día? Tengamos en cuenta que de Serós a Sant Jaume dels Domenys hay aproximadamente esta distancia.

La siguiente noticia aparecida en La Vanguardia[4] data del «13-11-2014», aportando información que puede esclarecer las primeras dudas que me han surgido. Además, se informa que los Mossos d´Ecuadra se unieron a la búsqueda de estos perros acompañados por cazadores armados. Según órdenes de arriba, si no podían capturar a los animales vivos tenían permiso para disparar.

En el artículo de prensa se deja constancia de que Agustín ya había sufrido el ataque de estos canes en el mes de julio, siendo varios los testigos que aseguran que los perros llevaban desde ese mes rondando por la zona.

A partir de este momento se empieza a hablar de que hay varios grupos de perros que actúan en diferentes zonas —pasamos de saber que hay un grupo a confirmar que hay varios—. La manada más peligrosa parece estar formada por cuatro perros muy agresivos que actúan por las noches. En los municipios de Torres de Segre y Alcarràs se ha visto a otro grupo de ocho o diez. Y en otros pueblos cercanos los vecinos han llegado a ver a manadas de cuatro, cinco y hasta nueve perros. El pánico es alarmante y los granjeros se sienten atemorizados e indignados.

Durante los siguientes días fueron capturados o abatidos varios perros salvajes. Según la información aparecida en prensa, los agentes rurales llegaron a encontrar la guarida de estos animales, aunque no podemos olvidar que eran varios los grupos de perros que causaban el pánico en Lleida y Tarragona. Por tanto, estoy seguro —es una opinión personal— que sigue habiendo perros salvajes por estas zonas.

La teoría principal apunta —y asegura— que los perros son animales que han sido abandonados por sus dueños en esas zonas boscosas, y que con el paso de los meses se han asilvestrado, llegando a convertirse en bestias salvajes.

Han sido muchos los medios de comunicación que se han hecho eco de este caso[5], pero nadie a parte de nosotros parece haberse dado cuenta de que existe una estrecha relación entre los Dips y estos perros salvajes. Tenemos datos importantes y objetivos que nos demuestra al menos que los hechos son reales y la muerte de ganado existe. Según El País en su edición digital[6], la cifra total de animales muertos sería de 223. Ahora lo que hay que intentar esclarecer son diferentes cuestiones que como ciudadano de a pie, y no experto en la materia, me tienen preocupado. ¿Un perro puede desplazarse por sus propios medios 120 kilómetros en un día?, ¿se puede volver violento, agresivo y matar a otros animales por el simple hecho de vivir en zonas no urbanas? Tengo muchas dudas y preguntas que quiero solventar. 

Llegado a este punto donde la información mediática parece terminar, mi siguiente paso es entrevistarme con un experto en el mundo de los animales y, más concretamente de los perros. Él lleva años estudiando a diario el comportamiento canino. Alexis Serra Díaz lleva años estudiando el comportamiento de los perros, así que le pido que resuelva mis dudas.

 

¿Un perro puede recorrer por sus propios medios 120 kilómetros en un día?

—La fuerza de un perro es increíble, sería capaz de morir de agotamiento siguiendo a su líder o siguiendo el rastro de su líder si es que se ha perdido. La respuesta es sí; sí podría recorrerlos. 


—¿Un perro que es abandonado en el campo se puede volver salvaje hasta tal punto que ataque a rebaños de ovejas y otros animales?

—La respuesta es sin duda sí. Estos animales descienden del lobo, y partiendo de esa base tienen ahí ese código genético y si tú no los guías, bueno... Me he fijado mucho en que un perro se guía por una manada, y no tiene que ser de muchos miembros, puede ser de dos; indiferentemente en que la manada sea compartida por perros, gatos... da igual. Ellos necesitan un líder, eso está claro. Si no lo tienen ese animal intentará coger ese rol de líder; y el líder no tiene por qué ser humano, puede ser un gato, un perro... da lo mismo. Cuando un humano decide abandonar a un perro el animal sí puede volverse salvaje. También conozco casos de perros que han muerto de pena al ser abandonados. Si no mueren de pena y se unen a una manada de perros salvajes sí que pueden llegar a atacar, porque necesitan comer, está claro. Y pueden atacar rebaños. Supongo que empezarán por los animales más pequeños, pero si la manada está formada por muchos perros pueden atacar a animales más grandes como terneras, vacas, etcétera. La respuesta es sí; sí que pueden llegar a convertirse en salvajes. Si el humano les empuja a ello, lo harán.  


Posiblemente tras la leyenda de los Dips no haya más misterio que una o varias manadas de perros salvajes, los cuales actuaron con agresividad y crearon el pánico en la zona, hasta tal punto que la superstición y la mentalidad de siglos atrás hizo que los lugareños creyeran que detrás de estos animales se hallaba el mismísimo demonio. Tengo que creer que esto es así, puesto que la forma de actuar y el comportamiento de los Dips de antaño y el de los perros salvajes de la actualidad, en Lleida y Tarragona, son prácticamente idénticas.

¿Queda resuelto el enigma de Pratdip? Yo estoy convencido de que sí.  

 

PUEDE VER LOS LIBROS DE MIGUEL ÁNGEL SEGURA AQUÍ: CATÁLOGO DE LIBROS.




[1]Enlace a la primera noticia: http://www.lavanguardia.com/vida/20141112/54419213682/venganza-perros-salvajes.html

[2]Enlace a la segunda noticia: http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20141110/54419144987/segundo-ataque-de-perros-salvajes-a-un...

[3]Enlace a la tercera noticia: http://www.lavanguardia.com/vida/20141111/54419179148/un-rebano-de-sant-jaume-dels-domenys-sufre-dos...

[4]Enlace de la cuarta noticia: http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20141113/54419272088/mossos-agentes-rurales-y-cazadores-bus...

[5]Algunos medios de comunicación que han cubierto el caso son El País, Europapress, El Periódico, ABC y El Periódico Mediterráneo, entre otros.

[6]Enlace de la noticia: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/17/catalunya/1416247976_978383.html

Article Pueblos Malditosjpg